Armorial (escudos)
Genealogía
Principios básicos
Genealogía
Como hacer un árbol genealógico
Onomástica /apellidos
El nombre de pila
Parentesco
Nobleza
Títulos Nobiliarios
Caballeros
Hidalguía
Nobleza en Hispanoamérica
Nobleza en Portugal
Corporaciones Nobiliarias
Corporaciones Paranobiliarias
Cofradías Nobiliarias
Casa Solar
Tratamientos
Ciencias Complementarias
Dinastías Reales
Heráldica
Heráldica general
Heráldica comparada
Heráldica en Hispanoamérica
Heráldica municipal
Heráldica eclesiástica
Heráldica militar
Heráldica nacional
Heráldica representativa
Empleo actual de la Heráldica
Simbología
Diseño heráldico
Banderas
Sellos
Órdenes Militares
Órdenes Religiosas
Órdenes Civiles
Bibliografía
Diccionario
Productos y Servicios
Muestrario
Foros
Foro público
Contacta
E-mail
Sugerencias y Reclamaciones
Redes sociales
Facebook
Twitter
Instagram
Heráldica representativa


a) Heráldica profesional


Corresponde y refleja esta Heráldica todos los emblemas de las distintas profesiones, colegios profesionales, sociedades en donde se agrupen personas de unas mismas aficiones o diversiones.


b) Heráldica industrial


La Heráldica industrial está compuesta por tres clases de armerías en los productos industriales y servicios que las emplean para su distinción. Las gentilicias o familiares, las caprichosas o arbitrarias y las municipales o empleadas por cesión de los Ayuntamientos.


c) Heráldica deportiva


Por la necesidad de distinguir a unas de otras a las sociedades deportivas surge la Heráldica en su aplicación a esta actividad humana y la importancia de ella se desarrolla con intensidad a medida que el interés de la práctica del deporte crece en el transcurso de medio siglo. Así surge el emblema que por sus características peculiares entra de pleno en la Heráldica y por sus leyes y reglas debe regirse. Esmaltes, figuras y piezas se emplean en la heráldica deportiva. Desde el escudo pleno, a la banda, faja y jirones; del águila al león; los castillos y torres, son todos signos para diferenciar a equipos o clubs, y cada rama del deporte adopta una figura característica del mismo. Las libreas heráldicas corresponden a las banderas y a su vez están representadas por camisetas y pantalones de los equipos. Las banderas son reflejo de los esmaltes del escudo del club, aunque por total ignorancia en muchas ocasiones no se aplique esta simbología a la vexilología y a los atuendos de los equipos, pero en los clásicos, en los más antiguos, efectivamente reflejan de manera indudable los colores de sus escudos en los uniformes y en las banderas. El símbolo de la heráldica deportiva unas veces es alusivo a las armas de la localidad de donde corresponde el equipo, otras meramente de carácter deportivo, y, sin embargo, en su casi totalidad, están enmarcados en bocas de escudos, incorporados a ellos, aunque sean balones, pelotas, palos de golf, raquetas o cualquier otro símbolo de cualquier deporte o manifestación de este carácter.

La aplicación fundamental es la insignia del club, la cual a su vez va unida a las diferentes especialidades a que se dedica el mismo.

La Heráldica tuvo un uso muy significativo en justas y torneos que en aquel entonces significaban las manifestaciones deportivas más en vista y desde luego más antiguas de todas. Lo tuvo en el juego florentino de la «palla» que vendría a ser el fútbol actual, en donde los jugadores .vestían cotas con los colores correspondientes a sus barrios y éstos estaban reflejados en los colores de sus respectivas banderas. El «Palio» de Siena corresponde a las actuales carreras de caballos e igualmente cada animal y «fantino», jockey, iba señalado con los colores en consecuencia a los usados por el barrio que representaba. Como consecuencia final se llega a la conclusión de que esos barrios eran las primeras manifestaciones de agrupaciones deportivas, así como las justas y torneos resultan, sin duda alguna, las más antiguas y todas ellas empleaban para su distinción elementos heráldicos a partir del siglo XIII.

La Heráldica tiene un gran porvenir en el deporte porque las insignias de cada club deportivo, de cada peña de semejante actividad, suelen estar enmarcadas dentro de bocas de escudos o están representadas por banderas y por ello entran completamente en la vexilología que es una de las especialidades de la Heráldica. Otras veces son los monogramas los que quieren reflejar el nombre de una agrupación u otras expresiones de la Heráldica, que aunque deficientemente representadas quieren reflejar insignias, banderas, trofeos y uniformes, conformes a las antiguas piezas, figuras, esmaltes y libreas.


d) Heráldica turística


Otra de las manifestaciones del empleo actual de la Heráldica es su aplicación al turismo. Como la organización de éste no corresponde exactamente a un determinado Ayuntamiento, sino que el turismo tiene muchos sistemas para su agrupación, surge otro tipo de heráldica que bajo varios aspectos se diferencia sensiblemente de la heráldica formal. Además de ellos, la aplicación de los propios escudos municipales, se amplía a actividades y manifestaciones que aunque siempre conserven el sentido heráldico, su empleo, en parte se sale del mismo, al no tener el significado y reflejar la realidad de la Heráldica.

Los escudos heráldicos para aplicar a los automóviles no tienen ningún síntoma de los correspondientes a la Heráldica pura, sino que únicamente vienen a significar que el que los lleva ha visitado o es oriundo de aquel lugar.

La Heráldica turística se refleja profusamente en los carteles anunciadores de sus propios festejos y de sus actividades o simplemente de sus condiciones meteorológicas para atraer a esta masa movediza e inquieta que es el turismo. En dichos carteles las armas de los Ayuntamientos se simplifican hasta dejarlas reducidas a la más mínima expresión o simbolizadas de tal manera que, en algunos casos, concluyen por perder su carácter, mientras que en otros lo logran con mucha más fuerza.

En las agrupaciones turísticas por zonas está surgiendo un nuevo emblema que, sin ser la suma de todos aquellos que la representan, tienen un significado que es lo que se busca para su propaganda. Las mismas denominaciones para costas, valles y regiones expresan su climatología, sus bellezas naturales o artísticas, reflejando en el fondo una expresión heráldica, cuando éstas no simbolizan determinados monumentos, sino un conjunto de realidades existentes en todas ellas.

Su empleo en postales y en otros símbolos de semejante difusión sobrepasan los límites de la heráldica municipal para representar, aunque parten de aquélla, otros aspectos que no deben corresponder a las armas formales de un Ayuntamiento.

En hostelería se emplean mucho los emblemas heráldicos, y aunque éstos sirvan para diferenciación de marcas y, por tanto, entren dentro del cuadro de las marcas y patentes, por otra parte representan la vinculación turística de un lugar a un hotel, y este aspecto escapa al significado de marca, como al de la Heráldica municipal.

La Heráldica turística está bajo un aspecto embrionario, pero allí en donde se comienza a cultivar técnicamente se va encauzando por esas nuevas agrupaciones que nada tienen que ver con las adscripciones administrativas, sino que más bien corresponden a zonas geográficas de comunes aspectos, que incluyen metereología, diversiones, calidad y distinción que ya se va perfilando como representación propia de estas actividades.


Bibliografía empleada

-Cadenas y Vicent, Vicente de, Fundamentos de Heráldica, Madrid, Ediciones Hidalguía, 1994.

 
     
Quienes somos  
Heraldaria, C/ Lacarra de Miguel, nº (Click), 2º Izda, 50008 Zaragoza (España), Tfnos.: 976363428 - 679967307 ( ver horario )
 
Política de Privacidad
Heraldaria © 2017